Archive for the ‘ Blues ’ Category

Hugh Laurie – Let Them Talk (2011)

Cuando me encontré el disco sentí desconfianza pero la curiosidad fue más fuerte. Y es que un disco de blues del Dr. House si que es una rareza. Pero el disco y la calidad interpretativa de Laurie tienen mucho méritos musicales, tantos como para aparecer acá.

Todo actor popular tiene un hito en su carrera que lo marca de por vida. Un personaje con el que todos lo relacionaran y se acordaran con solo al verlo en alguna otra película o una entrega de premios.

En el caso del ingles Hugh Laurie, Dr. House superó al actor incluso me imagino que muchos no sabían su verdadero nombre y lo llaman por el nombre de su entrañable personaje de la serie emitida por la señal de Fox.

En el año 2010 Laurie había firmado con la discográfica Warner Bros Records para incursionarse en el mundo de la música. Obviamente que para la discográfica es un negocion Hugh Laurie cuenta con millones de fans alrededor del mundo y resultaba lógico que el disco iba a tener amplia difusión. Y para Laurie la música siempre fue parte de su vida, era uno de sus sueños hacer un disco. Desde su niñes se desarrollo como un músico experto incluso interpretándolo en la pantalla chica en algunas ocasiones.

Let Them Talk editado unos pocos meses atrás es una celebración del blues de New Orleans, un género que según sus propias palabras es su verdadera “razón de ser”.

Hugh demuestra tener buena voz y talento para cantar pero además se desenvuelve muy bien en el piano y en la guitarra, lo que se dice un hombre talentoso y multifacético.

Let Them Talk esta formado por una selección de perlas del género muy bien interpretadas y producidas por Joe Henry y con las estelares participaciones en algunos temas del supremo pianista Allen Toussaint, la excelente voz de Irma Thomas, una leyenda como Tom Jones y el gran héroe de toda su vida, la mismísima leyenda del genero Dr John.

Debo reconocer que esperaba menos, en cierto punto me sorprendió para bien su debut discográfico, si hay que señalar ciertos puntos en contra por los que no llegue a ser un gran disco. Una de ellas es la poca variación de los temas, pero en realidad es algo que busco hacer un disco de genero. Y quizás al ser ingles su acento sobreactuado para interpretar blues lo deje pagando en algunas canciones pero en resumen es un disco disfrutable y que vale la pena escuchar. (Fuente reseña: http://persimusic.wordpress.com).

Tracklist:

01 St. James Infirmary
02 You Dont Know My Mind
03 Six Cold Feet
04 Buddy Boldens Blues
05 Battle of Jericho
06 After Youve Gone
07 Swanee River
08 The Whale Has Swallowed Me
09 John Henry
10 Police Dog Blues
11 Tipitana
12 Winin Boy Blues
13 Theyre Red Hot
14 Baby, Please Make a Change
15 Let Them Talk

Anuncios

Charles Bradley & Menahan Street Band – No Time for Dreaming (2011)

Si uno escucha este disco sin alguna referencia de por medio pareciera transportado a los 60’s, pero no, o farso, farso, farso, como diría el Profesor Rosa. Se trata de un extraordinario cantante de blues y funk que se atrevió a salir del clóset musical tras años de hacer del doble de juanito y pedrito. Un disco que mi amigo Félix adoraría escuchar.

James Brown es uno de los músicos más imitados del mundo. Al igual que sucede con Elvis Presley yMichael Jackson, hay concursos anuales, shows particulares en hoteles y programas de televisión, imitadores profesionales (al menos uno en cada una de las ciudades más importantes) y un show permanente en Las Vegas llamado James Brown Impersonator. Pues bien, durante casi medio siglo el rey de los imitadores de James Brown fue Charles Bradley, un modesto cantante nacido en Gainesville, Florida, y radicado en Brooklyn, Nueva York, que obtuvo tal fama, no por los atuendos estrambóticos y el tupé liso del Padrino del Soul, sino porque su voz era extraordinariamente parecida. Bradley empezó a cantar en un coro góspel de Gainesville siendo niño, pero ya viviendo en Nueva York tuvo aquella experiencia mística. “Cuando tenía 14 años, mi hermana me llevó a ver a James Brownen el Apollo Theater. Yo le dije que no quería ir, pero ella dijo que pagaría mi entrada, así que fui. Y cuando vi a James Brown quedé hipnotizado. Mis ojos estaban pegados a él en su espectáculo y yo pensé: ahora sé que quiero hacer”. Por supuesto, el sueño estuvo lleno de tropiezos porque primero había que comer, llegar a fin de mes y salir de la pobreza. Bradley se hizo cocinero, facturando para una ETT y siempre a la espera de una oportunidad. Esta llegó en un bar llamado Harbor, en Maine. Unas palmadas en la espalda, un par de copas para quitar los nervios, 20 ó 30 personas animándolo, y nació la carrera del Padrino II. 40 años pasaron en la vida de este hombre, 40 años en los que vivió la noche sin glamour y la música sin premios, ni grabaciones, ni entrevistas en los medios, 40 años haciendo de James Brown. Una noche, en el Tarheel Lounge de Bedstuy, en Brookly, lo vio el guitarrista Thomas Brenneck, quien trabajaba para Daptone Records. Brenneck se entusiasmó y llevó al show a su amigo Dave Guy, y juntos, en una mesa, le propusieron: “Charles, esto nos gusta mucho, pero ahora que ya hemos visto a James Brown, queremos ver a Charles Bradley”. Una cosa llevó a la otra y el siguiente paso fue la grabación de No Time for Dreaming, el álbum testimonial, el disco donde estaba recogido el pasado durísimo de Bradley, marcado por el asesinato de su hermano a manos de un sobrino. “Todo lo que hago es cantar sobre mi pasado, las cosas que he vivido y las dificultades que he pasado. No más”, confiesa a la WNYC. No Time for Dreaming es más funky y más actual que las viejas canciones de Brown, pero tienen ese acento gutural y poderoso de una voz que resuma experiencia por los cuatro costados. “Siempre he sido un soñador, sigue diciendo el Padrino II. Y si vas a soñar, manifiesta tu sueño con el hacer. Yo sólo le estoy diciendo a estos jóvenes que se puede soñar, pero tienes que salir y dejar que el mundo sepa quién eres”. No Time for Dreaming está incluido en la lista de los Future Beats de Gladys Palmera. (Fuente reseña: http://www.gladyspalmera.com).

Tracklist:

1. The World (Is Going Up In Flames) (3:23)
2. The Telephone Song (3:32)
3. Golden Rule (3:35)
4. I Believe In Your Love (3:49)
5. Trouble In The Land (1:02)
6. Lovin’ You, Baby (5:40)
7. No Time For Dreaming (2:55)
8. How Long (4:02)
9. In You (I Found A Love) (3:44)
10. Eyes On The Prize (2:20)
11. Since Our Last Goodbye (4:17)
12. Heartaches And Pain (2:54)

John Hiatt – Crossing Muddy Waters (2000)

Sin ser muy fans de la música folk este disco me despertó siempre buenos sentimientos, creo que por su mistura con el blues. En la onda de Bob Dylan y Cat Stevens, un disco que se deja disfrutar.

John Hiatt (nació en 1952, en Indianápolis, Indiana) es un guitarrista de rock, pianista, cantante, y compositor.Ha tocado una gran variedad de estilos musicales en sus albums, incluyendo New Wave, blues y country. Hiatt ha sido nominado a varios Grammy – aunque nunca los ganó – y ha sido premiado con una variedad de otras distinciones en la industria de la música. Se ha convertido en uno de los más respetados e influyentes cantantes y compositores norteamericanos.

Crossing Muddy Waters fue su 15º álbum, realizado en 2000. Un álbum crudo grabado sin batería, fue un verdadero álbum acústico que mezcló elementos de bluegrass a su sonido. El título del álbum es un intencional doble juego de palabras, referenciando al legendario bluesman Muddy Waters. Fue nominado para el Grammy en 2001 ccomo  Best Contemporary Folk Album. (Fuente: Wikipedia. Traducción: Con una Ayudita de mis Amigos).

Fuente link descarga: http://laspikedelycmusic.bloguez.com

Tracklist:

01. Lincoln Town (4:03)
02. Crossing Muddy Waters (4:05)
03. What Do We Do Now (2:58)
04. Only The Song Survives (4:00)
05. Lift Up Every Stone (3:15)
06. Take It Down (4:00)
07. Gone (2:57)
08. Take It Back (3:04)
09. Mr. Stanley (3:33)
10. God’s Golden Eyes (2:28)
11. Before I Go (3:35)

Otis Taylor – White African (2001)

Así como existen colores primarios que combinados dan origen a infinidades de colores, en la música pasa lo mismo, y el blues es definitivamente primario. Al igual que cuando se escuchan tambores africanos o un conjunto de cuerdas de la India, al escuchar blues, algo en nosotros se conecta con la tierra y sus ancestros. Me pasó al escuchar por primera vez a Otis Taylor, y creo que de verdad estamos ante un africano blanco.

Otis Taylor tiene un don para los títulos interesantes; Blue-Eyed Monster y When Negroes Walked the Earth son algunos de los CDs que el músico de Denver ha registrado antes de White African. Taylor también tiene la habilidad para grabar temas muy oscuros y serios esta versión de 2001, está lleno de ellos. En White African, Taylor cuestióna los linchamientos en el Sur Profundo (“Santa Marta Blues”) para las personas sin hogar (“Hungry People”) por no poder pagar la atención médica de un niño enfermo, (“3 Days and 3 Nights” ). Taylor no trata de disimular sus inquietantes letras con melodías felices. Muy influenciado por John Lee Hooker, el alma de Taylor es muy a menudo temperamental, oscura, inquietantes surcos.  White African es tan oscuro musicalmente como líricamente. Con los años, el humor negro ha jugado un papel importante en el blues, los artistas de hip-hop y blues son conocidos por la búsqueda de una variedad de formas de humor inteligente para decir lo cruel de la vida para los negros en USA. (Reseña: Alex Henderson; fuente reseña y link descarga: http://fulcanellinewworld.blogspot.com/).

Tracklist:

1. My Soul’s In Louisiana
2. Resurrection Blues
3. Momma Don’t You Do It
4. 3 Days And 3 Nights
5. Round And Round
6. Stick On You
7. Rain So Hard
8. Lost My Horse
9. Saint Martha Blues
10. Ain’t No Cowgirl
11. Hungry People

Personal:
Otis Taylor (vocals, acoustic guitar, banjo, electric banjo, mandolin, harmonica);
Eddie Turner (guitar, slide guitar);
Kenny Passarelli (keyboards);
Cassie Taylor (background vocals).

Buddy Guy – Living Proof (2010)

Buddy Guy es sin lugar a dudas una de las figuras históricas más importantes del blues y a pesar de tener sus años, se las arregla para mantenerse vigente en el estilo.

George “Buddy” Guy (30 de julio de 1936) es un guitarrista y cantante de blues estadounidense. Es conocido por ser un innovador de la guitarra, dentro del Blues de Chicago y es una de las mayores influencias para muchos guitarristas, como Jimi Hendrix, Eric Clapton yStevie Ray Vaughan, por nombrar a algunos. Ganó cinco veces un Premio Grammy.

Guy aprendió guitarra utilizando un diddley bow que el mismo construyó. A medida que iba aprendiendo a tocar, un familiar le regaló unaguitarra acústica, que ahora forma parte de la exposición de la Rock and Roll Hall of Fame.

A principios de la década de 1950, empezó tocando en bandas de la zona de Baton Rouge, Luisiana. En 1957 se mudó a Chicago a probar suerte. Muddy Waters lo vio tocar y lo tuvo como colaborador part-time. En 1958, en una competencia de jóvenes promesas organizada por los guitarristas del West-Side, Magic Sam y Otis Rush, Guy fue ganador del certámen, haciéndose acreedor a un contrato de grabación.

“Buddy tiene la increíble capacidad de ir de un espectro a otro. Puede tocar con el silencio más silencioso que jamás hayas oido ¡y también puede tocar de la forma más ruidosa que jamás hayas oido!. Yo acostumbro tocar fuerte, la mayoría de las veces, pero los tonos de Buddy son sencillamente increíbles… ¡el puede ponerle tanta emoción usando tan poco volumen!” (Stevie Ray Vaughan)

Aparece como invitado especial en el concierto de los Rolling Stones filmado por Martin Scorsese “Shine a Light” (2008) Al final de su participación Keith Richards le rinde honores regalándole su guitarra.

Tracklist:

1. 74 Years Young” 4:34
2. “Thank Me Someday” 5:42
3. “On the Road” 4:11
4. “Stay Around a Little Longer” (feat. B.B. King) 5:00
5. “Key Don’t Fit” 5:02
6. “Living Proof” 3:45
7. “Where the Blues Begins” (feat. Carlos Santana) 4:37
8. “Too Soon” 3:26
9. “Everybody’s Got to Go” 3:57
10. “Let the Door Knob Hit Ya” 3:44
11. “Guess What” 5:44
12. “Skanky” 4:16

Chuck Berry – Blues (2003)

A pedido del Gato Félix que quería algo de Chuck Berry. El viejo Chuck fue el referente de muchos músicos de los sesenta, entre ellos Elvis Presley. El disco que presentamos es una mezcla de rock’n roll y blues, una faceta menos conocida del músico, lo que lo podría hacer más atractivo al visitante de este blog. Saludos Gato y espero que disfrutes de este disco.

Charles Edward Anderson Berry nació el 18 de octubre de 1926 en St. Louis. Su madre, Martha, era profesora y su padre, Henry, contratista y diácono baptista. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en laSimmons Grade School y la Summer High School, esta última la primera escuela de secundaria para afronorteamericanos del oeste de Mississipi, en la que también estudìo Tina Turner.

Berry había estado tocando blues desde su adolescencia y a principios de 1953 gracias a su maestro , comienza a ganarse un sobresueldo tocando en la “Sir John’s Trio” una banda que actuaba en un popular club de Saint Louis. Poco más tarde esta banda cambiaría su nombre al de “Chuck Berry Combo”. En la ciudad sólo había otra banda que pudiera competir con la de Berry, la de Ike Turner, otro afamado guitarrista.

En 1955 comienza su carrera hacia el estrellato. Aparece en cuatro películas. En mayo, viaja a Chicago donde conoce a Muddy Waters quién le sugiere que entre en contacto con laChess Records. Firmado el contrato, lanzó en septiembre de ese mismo año “Maybelline”. A finales de junio de 1956, su canción “Roll Over Beethoven” alcanzaría el puesto 29. En otoño de 1957, Berry, los Everly Brothers, Buddy Holly y otras pujantes estrellas del incipiente rock and roll se juntaron para tocar en gira por los Estados Unidos.

En diciembre de 1959, Berry tenía problemas legales después de que contratara a una apache menor de edad, que conoció en México, para trabajar en el club Bandstand de su propiedad en Saint Louis. Arrestaron a la muchacha acusada de prostitución y a Berry lo acusaron de tráfico de menores para propósitos sexuales. Fue condenado a pagar una multa de 5.000 dólares y a cinco años en prisión. Salió en 1963

Ya en los años 70 Berry viajó durante muchos años con la única compañía de su guitarra Gibson, seguro de que fuera donde fuera podría encontrar una banda que conociera su música a la cual podría contratar.

Después de viajar por los circuitos de viejas glorias de los años 1970, Berry volvía a estar en apuros con la ley en 1979. Poco después de actuar en la Casa Blanca para Carter, le culparon de evasión de impuestos. Fue condenado a cuatro meses de cárcel y a 1.000 horas de servicio a la comunidad mediante conciertos benéficos.

Al final de los 70, Berry continuaba regularmente con su carrera, tocando tanto en los Estados Unidos como al otro lado del océano. Un miércoles de cada mes, actuaba en el“Blueberry Hill”, un bar restaurante en Delmar Loop, un barrio de Saint Louis.

Al final de los años 1980, Berry abrió un restaurante en Wentzville, Missouri, al que llamó The Southern Air. También posee un terreno en Wentzville llamado Berry Park, donde durante muchos veranos, Berry dio conciertos de rock. Lo cerró eventualmente al público debido al comportamiento tumultuoso de muchos asistentes.

El documental Hail! Hail! Rock ‘n Roll’ trata sobre él y un concierto que hizo en 1987 junto a Keith Richards, Eric Clapton, y Julian Lennon, entre otros.

Berry volvería a ser tema de atención al principio de los años 90 por su pretendido voyeurismo en los cuartos de baño femeninos de su hogar y restaurante.

Su carácter no es fácil. Frente a sus sentimientos suele levantar un muro de hostilidad. En una ocasión echa del escenario al ínclito Keith Richards cuando éste sube por sorpresa a tocar con su ídolo; en otra ocasión ambos llegaron a las manos en un camerino. Sin embargo no se puede negar que su figura sea una de las más influyentes en la música rock. (Fuente: Wikipedia).

Track list:

01. House Of Blue Lights
02. Wee Wee Hours
03. Deep Feeling (Instrumental)
04. I Just Want To Make Love To You
05. How You’ve Changed
06. Down The Road Apiece
07. Worried Life Blues
08. Confessin’ The Blues
09. Still Got The Blues
10. Driftin’ Blues
11. Run Around
12. Route 66
13. Sweet Sixteen
14. All Aboard
15. The Things That I Used To Do
16. St. Louis Blues

Eva Cassidy – Live at Blues Alley (1997)

La desgarradora historia de Eva Cassidy se parece casi al argumento de una película lacrimógena. Nativa del área de Washington, D.C., la tremendamente tímida Cassidy se ganó una reputación local como una intérprete magistral de standards de, virtualmente, cualquier género, dotada de una agilidad técnica y de una pasión exploradora que iban derecho al núcleo emocional del material que ella elegía. Pese al gran instrumento evocador que era su voz, las compañías grabadoras la rehuyeron, inseguras acerca de cómo mercantilizar el repertorio ecléctico de Eva; en cuanto a ella, se rehusó firmemente a que se la encasillara, valorando la música por sobre todo potencial de fama. En 1996, justo cuando había comenzado a grabar con frecuencia a un pequeño nivel local, se le diagnosticó un cáncer, que ya se había extendido por todo su cuerpo y que rápidamente le arrebató la vida. Pero su historia no terminó ahí; su música fue póstumamente promovida por un disc-jockey de la BBC y, sorprendentemente, una compilación, Songbird, se transformó en un éxito de un millón de copias en Inglaterra.
Sobre este disco: Cuando Eva Cassidy recorre con swing trepidante su versión de “Cheek to Cheek” y también cuando se pone melancólica y bluesera en “Stormy Monday”, es casi imposible no sentirse arrebatado por su voz vasta, con la fuerza de un cañón. Su rango vocal pleno, sin embargo, resulta más claro -y más estremecedor del alma- en los temas más lentos, como “Bridge over Troubled Water” de Paul Simon, “Tall Trees in Georgia” de Buffy Sainte-Marie y, sobre todo, en “What A Wonderful World”.
En estas últimas canciones, la combinación que tenía Cassidy de conmovedora claridad y de rica calidez tiene el poder de derretir al oyente, un poder que sonaba a través de su voz, como hablándole a una presencia evanescente que ella parecía conocer sumamente bien. Prodigiosamente hace de “Fields of Gold” de Sting una verdadera máquina emocional, con la misma facilidad con la que hace de “Fine and Mellow” de Billie Holiday una súbita demostración de estar a la par de virtualmente cualquiera del canon del jazz vocal. Al hacerlo, se gana su lugar entre los grandes cantantes-artistas que podrían tomar cualquier canción y darle un sello indeleble propio.
Lo que tuvo Eva Cassidy en su corta vida fue una voz increíblemente perfecta y un alma musical que unió gospel, folk, blues y jazz y todos los géneros intermedios entre ellos como meras estaciones de un mismo viaje en tren. Por desgracia ese viaje terminó en 1996, trágicamente temprano. (Fuente y link descarga: http://bienvenidosalamonga.blogspot.com/).