Archive for the ‘ Cuba ’ Category

Rumba Profunda – Alto en la Fiebre de la Rumba (2000)

41HF54HH6TL._SL500_AA300_La música cubana está de vuelta con este disco que combina bien los ritmos afrocubanos con el jazz, con magníficas voces femeninas en la interpretación. Un disco para renovar votos con la música caribeña.

Deep Rumba’s first album, This Night Becomes A Rumba, was recorded almost three years ago. The group has remained intact and they’ve continued to perform before appreciative audiences. Their mission also remains the same: to carry on the Afro-Cuban tradition while updating with contemporary concepts. As with their first album, Deep Rumba again features solo tracks and highly conversant episodes. After all, this music is all about communication. They’ve added Charles Neville, who instills more straight-ahead jazz to the session. He and Andy Gonzalez trade throughout the album. Neville adds a lyrical, dreamier quality – the Calm in the album’s title. On “Charles and Andy Discuss the Science of Voodoo and the Voodoo of Science” we find a blend of New Orleans soul and Havana tradition. With more “conversing,” percussionists Horacio Hernandez and Giovanni Hidalgo trade on “Giovannito,” while a forward leaning “Sugar and Cotton” represents the band’s contemporary focus. The arrangement blends two drum sets, traditional Cuban singing, electric bass and electronic keyboard. “Arabian Nights” better represents the ensemble’s strength, as 335380467_640acoustic bass, tasteful drummers, two congueros and Neville’s lyrical tenor paint an impression. Solo tracks such as Xiomara Lougart’s soulful “Besame Mucho,” Neville’s dreamy “Cubana” ballad and Hidalgo’s conguero “Kip Quest” represent the spiritual nature of this music. Highly recommended for its ability to effectively combine the old and the new, Deeper Rumba/A Calm In The Fire Of Dances opens doors for Afro-Cuban jazz all over the world. (Fuente: www.welove-music.org)

(01). Cubana
(02). Medley: Robby and Negro Opening Time/Pensamiento
(03). Bom Bom Bom Bom
(04). Prelude to Ungolpecito Na’ Ma
(05). Kip Quest
(06). Quimbara 2000
(07). Charles and Andy Discuss the Science Voodoo and the Voodoo of Science
(08). Besame Mucho
(09). Tradicion
(10). Sugar and Cotton (Black Hands in White Labor)
(11). Cantar Maravillioso
(12). Giovanni
(13). Arabian Nights
(14). El Solo Nino
(15). Yambu de Las Cocas
(16). Work and Play (Real Life Dramas)

Anuncios

Merceditas Valdés – Canciones Cubanas De Cuna (2004)

A Gastón y sus viajes a la isla debo agradecer por haber conocido a Merceditas Valdés a través de un cassette cargado de música con ritmos afrocubanos. Pero acá lo que predomina en la canción de cuna, y obvio me acuerdo de Analuz. Que lo disfruten.

Merceditas Valdés nació el 4 de octubre de 1928 en la barriada habanera de Cayo Hueso, donde asimiló, desde la infancia, cantos y rezos yorubás, la rumba y obras de representativos compositores criollos, entre otros, Ernesto Lecuona, Rodrigo Prats, Arsenio Rodríguez y Eliseo y Emilio Grenet. Su comienzo, en calidad de artista profesional, tuvo lugar en el programa radial La Corte Suprema del Arte, de la antigua emisora CMQ, en el cual el aplauso del público determinaba el triunfo del que aspirara al premio en esa transmisión.
Su pequeña pero bien timbrada voz le garantizó entonces el éxito con composiciones de la música afrocubana, género que la Valdés se dedicaría a interpretar fundamentalmente. Miguel Barnet ha dicho al respecto: “Si bien es cierto que el cubano es sobre todo bailador, sus facultades de canto no van a la zaga.
Merceditas reunió siempre ambos dones, los acopló armoniosamente en un estilo personal, dentro de la gran pléyade de cantoras afro, y lo convirtió en un sello identificador de gracia y cubanía.
Su voz (…) se destacó entre otras, más nasales, más agudas o sencillamente más estridentes.
Esa dulzura y sobriedad inherentes al rezo y la invocación buscaban una voz como la de Merceditas”. Por tales peculiaridades el sabio don Fernando Ortiz seleccionó a partir de 1941 a Merceditas Valdés para ilustrar en la Universidad de La Habana y en otras instituciones capitalinas sus conferencias y seminarios en torno a las músicas de procedencia africana en la isla caribeña.
Al serle presentada ese año por los tamboreros Trinidad Torregrosa y Jesús Pérez, el eminente etnólogo la denominó “diamante en bruto” y más tarde, cuando ya en su labor conjunta ella se hizo imprescindible en la interpretación de cantos y rezos lucumíes y congos, le otorgó el calificativo de “mi pequeña aché”.
Durante el propio decenio de los cuarenta del siglo XX, la Valdés, bajo la dirección musical de Obdulio Morales, mantuvo por largo tiempo un programa dominical en Radio Cadena Suaritos, el cual hizo época.
Y en 1951, con la dirección del maestro Enrique González Mantici, participó como primera figura en el espacio Rapsodia Negra, de la radioemisora CMQ. A comienzos del último decenio citado se inauguró la televisión en Cuba.
Las interpretaciones afrocubanas de Merceditas Valdés recibirían la aceptación de todo un pueblo a través del nuevo medio de difusión.
En distintos canales televisivos, estudios de cine, radioemisoras, teatros o centros nocturnos alternó con personalidades de la talla de Sarah Vaugham, Nat King Cole, Ernesto Lecuona, Rita Montaner, Benny Moré, Celia Cruz, Emilio (El Indio) Fernández, Mongo Santamaría, Pedro Armendáriz, Johnny Mathis, Bola de Nieve, Chano Pozo, Rosita Fornes, Omara Portuondo, Tito Puentes, Adolfo Guzmán, Gilberto Valdés, Pablo Milanes, Chucho Valdés y el grupo Irakere…
El internacionalmente conocido cabaret Tropicana la anunció en su elenco estelar… En ese contexto viajó a estados Unidos de Norteamérica.
Su nombre aparecerá inscrito en el libro por los cincuenta años de existencia del célebre teatro Apolo, de Nueva York, donde actuó también en la selecta sala de conciertos Carnegie Hall, acompañada por una orquesta de ochenta profesores y Gilberto Valdés como director.
Partió hacia Las Vegas. En el Hotel Flamingo, de Nevada, la secundó la orquesta del famoso cantante criollo Miguelito Valdés.
Otras partes del territorio norteamericano las recorrió con un espectáculo llamado “De la Habana a Harlem”, cuya música era de Jenx Simons.
Después de los cambios políticos, económicos y sociales iniciados en Cuba en 1959, el arte de Merceditas Valdés amplió sus proyecciones.
Aumentó considerablemente el número de sus grabaciones discográficas, iniciadas en 1946 con la placa de larga duración “Toques de Santos”, las cuales alcanzaron un momento consagratorio con la aparición de la serie Aché, en los años noventa.
Asimismo paseó su original estilo a lo largo y ancho de su patria, sin descuidar sus giras internacionales por naciones de América y Europa; laboró al lado del Grupo Oru, dirigido por el compositor Sergio Vitier, y trabajó con los colectivos musicales Los Ibellis y Los Amigos….
Con una extraordinaria capacidad para mantenerse vigente más allá de épocas y estilos musicales, hasta su fallecimiento, el 13 de junio de 1996, Merceditas Valdés ofrendó lo mejor de su talento al pueblo que la consagró entre sus devociones artísticas.
Ella será siempre un documento etnográfico en el que pervive cantos y rezos africanos insertados en la cultura nacional. (Fuente reseña: http://www.habanaradio.cu; Fuente link descarga: http://chumanceralatinjazz.blogspot.com).

Tracklist:

01.Drume Negrita
02.Lacho
03.Dibule Oni
04.Jugeton
05.No Lloras Mas
06.Oguere
07.Elegua
08.Ogun
09.Ochun
10.Yemaya
11.Chango
12.Obbatala
13.El Dia Que Naci Yo
14.Popurri/Ya Me de Canse
15.Muriendome de Risa
16.Tasca Tasca
17.Invocacion a Elegua y Chango
18.Devuelveme el Coco

Bola de Nieve – El Inigualable Bola de Nieve (2001)

Hace años que conozco la música de Bola de Nieve y nunca me he hartado de escucharla, más aún si sus canciones son cantadas a coro por un grupo de jóvenes en la Habana Vieja, acompañados de un vaso de ron. Realmente tiene bellísimos temas de antología como Vete de Mí y Alma Mía. Aprovechen la descarga miren que este disco sí que es una rareza encontrarlo en le web.  El agregado es una sabrosa y muy cubana reseña, que sigue a continuación.

Coincido con el trovador Carlos Varela. “Y cuando cierran el Monseñor/ dicen que pasa algo raro/ por las paredes se oye una voz/ y tocan solas las teclas del piano”. Así es.

Todavía la magia del Bola vaga por el Monseñor. Pruebe usted. Visite al restaurante ubicado en la barriada del Vedado, justo frente al Hotel Nacional y muy cerca del malecón capitalino, y sentirá como telón de fondo su risa de cascabel, el fraseo inigualable de su piano y la voz aterciopelada del negro de oro cantando Mesié Julián, No puedo ser feliz o su particular versión de la canción de Chabuca Granda, La flor de la canela.

El 11 de septiembre, de haber estado vivo, Ignacio Jacinto Villa Fernández, Bola de Nieve, monstruo sagrado de la canción cubana, hubiera cumplido 100 años. Como otros fuera de serie, fue un incomprendido en su patria.

Gaspar Marrero, pedagogo y musicógrafo cubano lo destaca en un excelente artículo publicado en la isla. Según Marrero, mientras el Inmortal Beny Moré en apenas 16 años grabó unos 360 números, Ignacio Villa, el Bola de Guanabacoa, durante casi cuatro décadas, solamente grabó 93 piezas.

La prensa de la época lo trató con mano dura. En una selección anual de los artistas más destacados en los años 50, lo etiquetaron como ‘excéntrico musical’.

Esther Borja, intérprete de nivel ha dicho: “Con Bola de Nieve el público se comportaba en extremos opuestos: o lo amaban entrañablemente o no lo soportaban”. Eso tuvo sus consecuencias.

En Cuba nada más le grabaron un puñado de hits. De 1947-48 datan sus primeras grabaciones en La Habana. No lo contrata Panart, de Ramón Sabat, una de las más prestigiosa casas disqueras locales. Lo contrata Coda, del músico y promotor puertorriqueño Gabriel Oller.

Esa firma le produjo seis placas sencillas con obras de Ernesto Lecuona y del propio Bola de Nieve. Luego hizo mutis en el mercado discográfico nacional. Su actuación quedó relegada a acompañar a Lecuona en alguna actuación o suplir a su amiga, la inigualable Rita Montaner en un concierto.

Ignacio Villa debuta cantando como piano man en el cine Carral de Guanabacoa, su ciudad natal. En la pausa entre uno y otro filme, amenizaba con sus composiciones. Es fuera de Cuba donde triunfa.

Sus primeras grabaciones las hace en México, en la casa disquera Peerless, en 1933. En 1940 el sello Victor edita un disco con Tú me has de querer, de Villa, quien acompaña al piano al tenor mexicano Pedro Vargas.

En su periplo por Buenos Aires, como integrante de la compañía de Lecuona, la RCA Victor lo invita como pianista y graba dos verdaderas curiosidades: La Señorita Chi Chi, una rumba de Armando Oréfiche, y la conga Pampa.

Mientras triunfaba en México, Lima o España, en Cuba seguía sin interesar a las grandes casas disqueras. No es hasta 1960, con Fidel Castro en el poder, que Sonotone lo invita a grabar.

Para entender por qué un mito actual de la música cubana pasó con más penas que gloria por el pentagrama nacional, hay que remitirse a la mojigatería, homofobia y prejuicios raciales existentes en Cuba en los años 40 y 50.

Y que aún existen en este siglo 21. El Bola fue un transgresor para la élite intelectual y puritana de entonces. Era negro y homosexual. Por lo general, en la isla, en esa época, los negros de talento se miraban con lupa.

Después de su muerte, una tarde trágica de 1972 cuando se le partió el corazón en el DF de Ciudad México, El Bola es parte de nuestra cultura. Por su autenticidad. Porque globalizó la música cubana. Y por sus portentosas interpretaciones.

Me quedo con una frase del intelectual español Jacinto Benavente. Refiriéndose a Bola de Nieve dijo: “No se puede hacer más con una canción”. De verdad que no. (Fuente Reseña: Iván García, http://www.desdelahabana.net). 

Tracklist

1.Mesie Julián
2.Ay, amor
3.No puedo ser feliz
4.Caballero De Olmedo
5. La vie en rose
6. Be careful it’s my heart
7. Monasterio de Santa Chiara
8. Vete de mi
9. La flor de la canela
10. No dejes que te olvide
11. Tu me has de querer
12. Por qué me la dejaste querer-
13. No quiero que me olvides
14. Si me pudieras querer
15. Alma mía
16. No niegues que me quisiste
17. Ausencia
18. Tu no sospechas
19. Te olvidaré
20. Babalu
21. Drume Negrita
22. Ay, Mama Inés
23. Bito Manue
24. Espabílate
25. Chivo que rompe tambo
26. Manisero
27. Despedida

Bebo Valdés & Javier Colina – Live at the Village Vanguard (2007)

No le había prestado mucha atención a este disco, pero buscando música para trabajar me lo topé entre mis archivos. La combinación de jazz con chachachá, son y boleros siempre será interesante, pero este diálogo entre contrabajo y piano es de antología. Apropiado para una noche de conversa con los amigos y mucho vino.

Según el Diccionario de Jazz Latino de Nat Chediak, editado por Fernando Trueba, Bebo Valdés nació el 9 de octubre de 1918 en Quivicán (Cuba) y es “figura central de la época de oro de la música cubana”. Una época dorada que se prolonga en el tiempo porque, a punto de cumplir 89 años, el genial pianista publica el 18 de septiembre, en compañía del contrabajista Javier Colina, el álbum Live at the Village Vanguard, grabado en directo en noviembre de 2005 en la catedral neoyorkina del jazz. Producido por Nat Chediak y Fernando Trueba, el disco es un compendio de la maestría de Bebo Valdés, de su sensibilidad para destilar lo más esencial de la música cubana y del jazz, con el único acompañamiento de otro grande, Javier Colina, según el pianista “uno de los mejores bajistas con los que he tocado en toda mi vida, y sin duda el más completo”.

El 10 de noviembre de 2005, el prestigioso crítico Ben Ratliff publicaba en The New York Times una reseña de su actuación en el Village Vanguard: “Bebo, con el único acompañamiento del bajista Javier Colina, tocó con una gracia fluída, como si estuviera ante un grupo de amigos. Su forma de tocar contiene el sentido que puede tener la esencia un hombre de su edad. No dejó una nota sin tocar y nunca tocó más fuerte de lo necesario”. Los comentarios sobre Javier Colina no fueron menos elogiosos: “Javier Colina resultó ser el complemento perfecto para la música de Bebo Valdés” (Ben Ratliff ). “Colina demostró ser un sensible acompañante que se beneficia de la sutil ingenuidad del pianista” (Larry Blumenfeld en Village Voice). El calor y el cariño del público se hace patente en el álbum llegando incluso a corear alguna canción, algo digno de mención porque el Village Vanguard no es un escenario cualquiera. Desde su apertura en 1935, el mítico local de la Séptima Avenida de Nueva York ha acogido a todos los grandes del jazz. Entre muchos otros gigantes, allí grabaron excelentes discos en directo John Coltrane, Dizzy Gillespie, Sonny Rollins, Keith Jarrett, McCoy Tyner, Gerry Mulligan, Stan Getz y Bill Evans, al que Bebo Valdés recuerda en este álbum.

Live at the Village Vanguard contiene 14 canciones. Desde composiciones de Bebo Valdés (Con poco coco, Ritmando el cha-cha-cha, Bebo’s Blues) a clásicos de Ernesto Lecuona (Andalucía, Siboney), pasando por boleros intemporales o canciones aboleradas (Sabor a mí, Aquellos ojos verdes, Tres palabras, Rosa mustia, Si te contara), una composición de Jerome Kern (Yesterdays) y temas de alta graduación popular (Bilongo, El manisero), sin olvidar monumentos como Waltz for Debby, grabado originalmente en 1961 por su autor Bill Evans en el mismo escenario del Village Vanguard.

Live at the Village Vanguard es lo último de Bebo Valdés. Un álbum que viene a reunirse a su impresionante producción discográfica editada en los últimos años que ha hecho ganar al pianista un rosario de galardones, entre los que destacan siete premios Grammy con los álbumes Bebo, Bebo de Cuba, El arte del sabor, Lágrimas negras y el DVDBlanco y Negro. Bebo & Cigala en directo; un Premio Ondas, cuatro Premios de la Música y cuatro Amigo con Lágrimas negras,  y dos Premios de la Músicay el Jazz Journalist Award con Bebo de Cuba. Sin duda un palmarés inigualable para uno de los más grandes pianistas de nuestro tiempo.

“Cuanto más avanzaba en su concierto, crecía su enorme visión de la música, más allá del lugar y el tiempo”, dice Ben Ratliff de la actuación de Bebo Valdés en el Village Vanguard. Un concierto que ahora se publica en un álbum que es un documento único, un reflejo de la pureza y la serenidad que da la experiencia y la sabiduría. Casi un siglo de música de alto nivel resumido en un disco excepcional: Bebo Valdés & Javier Colina. Live at the Village Vanguard. (Fuente reseña: http://www.elcampamentobase.es).

Tracklist:

1. Con poco coco
2. Sabor a mi
3. Ritmando el cha-cha-cha
4. Rosa mustia
5. Andalucía
6. Siboney
7. Tres palabras
8. Aquellos ojos verdes
9. Bilongo
10. Si te contara
11. Bebo’ s blues
12. Yesterdays
13. El manisero
14. Waltz for Debby

Grabado en vivo en el “Live At The Village Vanguard” en nov.del 2005.

Silvio Rodríguez – Tetralogía de Mujer con Sombrero (1972)

Ya que estamos en onda trova, me pegué una pasadita por Perrerac y me encontré con esta joyita, que ya conocía hace varios años gracias a mi entrañable amigo Claudio Pizarro, que me regaló una copia. Se trata de una grabación en vivo de Silvio Rodríguez, casi una sesión casera, con la tetralogía de la que todos conocemos la ya mítica Óleo de Mujer con Sombrero, pero pocos conocen las otras tres canciones. De ellas, la que me ha marcado a fuego es la primera, que acá aparece como Apología De Mujer Con Sombrero, pero que Silvio la nombra Dibujo de Mujer con Sombrero.  Sencillamente espectacular, temazo. La calidad de la grabación no es muy buena, pero es lo de menos.

Les dejo la reseña de Perrerac:

Este disco me lo enviaron como aporte 2 personas: Rykardo y otro amigo que no se identificó (por favor, coloquen en alguna parte quién manda el disco para poder dar los agradecimientos).

Aún cuando en internet esta grabación ha circulado profusamente, señalándose que se trataría de un casete (incluso con carátula, la misma que aparece más arriba en este post), lo cierto es que en realidad se trata de un “bootleg”, ya que lamentablemente Silvio, de manera oficial, nunca ha llegado a grabar la tetralogía. Además, el origen mismo de este “disco” no es claro, ya que si bien por una parte se señala que el audio que se ha puesto en circulación (y que ya estuvo en el viejo PERRERAC de blogger) fue tomado desde una radio chilena en 1972, hay otros que afirman que en realidad la grabación de los temas se habría realizado en Cuba, y que tal vez fue el mismo Silvio quien le habría traído a Chile en una visita.

En todo caso, bootleg u oficial, grabado en Chile o en Cuba, lo cierto es que esta es la única forma que tenemos de escuchar esa hermosa obra que es la “tetralogía” –al menos hasta que Silvio se digne a realizar una grabación oficial de ella–. Así que muchas gracias a nuestros dos amigos por habernos hecho llegar este valioso material. (Fuente reseña y de descarga: http://www.perrerac.org).

 Tracklist:

  • 01. Apología De Mujer Con Sombrero – 3:41
  • 02. Óleo De Mujer Con Sombrero – 2:32
  • 03. Detalle De Mujer Con Sombrero – 4:44
  • 04. Mujer Sin Sombrero – 4:51
  • 05. Emilia – 3:46
  • 06. Debo Partirme En Dos – 4:55
  • 07. Blanco – 3:57
  • 08. Aunque No Esté De Moda – 3:23
  • 09. Los Testimonios – 4:22
  • 10. Ojalá – 4:02
  • 11. Esta Canción – 3:37
  • 12. Resumen De Noticias – 3:51

Varios artistas – Música Cubana BSO The Sons of Cuba (2005)

Hace un par de meses me topé en el cable (creo que en I.Sat) con esta película de Wim Wenders, a la sazón, uno de mis directores favoritos. Se trata de un recorrido del veterano sonero Pío Leiva por las nuevas tendencias musicales cubanas. Llama la atención que la nueva generación, aunque respetuosa de las tradiciones y la cultura, adoptan un lenguaje y una parada demasiado contestataria para lo que podría esperarse de los músicos de la isla. Aquí conviven los viejos sones con el más crudo hip hop. Me recuerdo que luego de ver la peli busqué infructuosamente algo de El Nene. Si se fijan en el video abajo me van a entender.  Un disco realmente buenísimo, buenísimo. Lástima que a estas alturas el adjetivo esté un poco sobreutilizado en este blog.
Pío Leiva telares entre los gigantes de la música cubana. Aunque uno de los soneros más exitosos de la era pre-revolución, que sólo ganó fama internacional en sus años crepusculares gracias al álbum histórico y documental Buena Vista Social Club. Nacido Wilfredo Pascual en Morón, Cuba, el 5 de mayo de 1917, ganó un concurso local de tambores de bongo a la edad de seis ya los 15 fue contratado para cantar con la banda de Juanito Blez de Conjunto Caribe. Al trasladarse a La Habana, Leyva prestó su voz suplicante grava a una serie de actos incluidos Orquesta de Montago Jesús, Orquesta Raqueteros del Swing, Orquesta del Paseiro, y Colón Sexteto, sino que también formó un trío patrocinado por una marca local de café, el Café Ángel, y era un accesorio de la radio cubana. Leyva firmó con RCA Víctor en 1950 y en los años siguientes cortar más de dos docenas de discos para el sello, marcando una sucesión de la canción de éxitos como “Amor de Un Jardinero” y “Chapaleando”. Apodado “El Montunero de Cuba” por su visión de improvisación sin igual, Leyva ha grabado con la talla de Mariano Mercerón, la Orquesta Cosmopolita, y Rivera Niño y también cantó como corista para Beny Moré, quien popularizó su composición más conocida, “Francisco Guayabal”. En marzo de 1957, Leyva estaba en el estudio en colaboración con el cantante y guitarrista de Compay Segundo, cuando las fuerzas rebeldes lanzaron su asalto al palacio del presidente cubano Fulgencio Batista en La Habana. Según la leyenda, la sesión se publicó más tarde comercial completa con el sonido de disparos en el fondo.

Pero mientras la revolución se detuvo o terminado las carreras de muchos músicos cubanos, Leyva continuó sus estudios y carrera en los escenarios, apareciendo regularmente en la televisión cubana durante una gira naciones de habla española como Panamá, Venezuela, República Dominicana y México. En 1991, llegó a montar una caminata de cuatro meses a través de África Occidental, y contribuyó con cinco años más tarde su “El Mentiroso” a los afro-cubano Juan de Marcos ‘Todos Estrellas del proyecto. Aunque Leyva no participó en 1997 el guitarrista estadounidense Ry Cooder Buena Vista Social Club LP, que presentó gran parte del mundo Inglés-hablando con maestros cubanos como Ibrahim Ferrer, Rubén González y Omara Portuondo, hizo figurar de forma visible en Wim Wenders Oscar 1999 nominado documental del mismo nombre. Leyva también salió de gira como parte de la Live de Buena Vista escaparate, los viajes organizados por promotores alemanes y sin relación con el proyecto original Cooder (para el disgusto de algunos asistentes al concierto esperando ser testigo de los mismos músicos que descubrieron en el registro). La exposición elevada, sin embargo perfil internacional de Leyva, dando como resultado la liberación de las colecciones incluidas Soneros de Verdad Presents Pío Leiva y Esta es mi rumba. La cantante también se mantuvo en buen lugar con Wenders, y protagonizó en 2006 el documental Los Hijos del director de Buena Vista, un retrato de la próxima generación de soneros cubanos. Leyva no vivió para ver su lanzamiento en todo el mundo, sin embargo. Murió de un ataque al corazón en La Habana el 23 de marzo de 2006, a la edad de 88 años. ~ Jason Ankeny, All Music Guide. (Fuente reseña: http://chumanceralatinjazz.blogspot.com).

Fuente link descarga: http://www.israbox.com

Tracklist:

01. Vigilanza of Love (Pio Leiva)
02. ti Fever (El Nene)
03. A Buena Vista (Luis Arias Frank)
04. Chiki Chaka (Arleynys Rodrigues Lazo e Lazo Annalays Serrano)
05. Conga Conga (Arleynys Rodrigues Lazo e Lazo Annalays Serrano)
06. Madrugada (Rudy Calzado, Pio Leiva)
07. Quando ho eseguito Quiros (Pio Leiva & Osdalgia)
08. Soft Whisper (Luis Frank)
09. Longina (Mayito Rivera & Osdalgia)
10. Chan Chan (Rivera & Pio Leiva Mayito)
11. Negrito Dancer (Mayito Rivera)
12. Vine Pa?? View (Pio, Mayito, Osdalgia, Telmary, Luis Frank, Tirso de Molina, El Nene)
13. Tra me e te (The Kid)
14. Cubania (Taimi) [Bonus Track]
15. Solar Is Burning (Arleynys Rodrigues Lazo e Lazo Annalays Serrano) [Bonus Track]

Leo Brouwer – La Obra Guitarristica Vol 3 Re-creaciones (2001)

Recuerdo haber leído en mis tiempos mozos, un reportaje  a Silvio Rodríguez en que hablaba sobre Leo Brouwer, al parecer un genio cubano de la guitarra, pero nunca supe mayormente el detalle del por qué, ni escuché su música. Hoy saldé esa vieja deuda con la ignorancia. El disco contiene las interpretaciones de música popular latinoamnericana y algunos temas de los Beatles. A los que les gusta la guitarra clásica este disco les va a venir de pelos. Hay algunos temas bellísimos.

Juan Leovigildo Brouwer mejor conocido como Leo Brouwer (1 de marzo de 1939) es un compositor, guitarrista y director de orquesta cubano.

Brouwer nació en La Habana, donde comenzó a tocar la guitarra a la edad de 13 años atraído por el sonido flamenco y motivado por su padre, que era doctor y guitarrista aficionado. Su primer maestro real fue Isaac Nicola quien fue alumno de Emilio Pujol, y a su vez este fue alumno de Francisco Tárrega. Dio su primer recital a la edad de 17 años; aunque para este tiempo sus composiciones ya empezaron a llamar la atención. Preludio (1956) y Fuga (1959), ambas con influencia de Bartok y de Stravinsky, son muestra de su temprana comprensión de música no propia de la guitarra. Viaja a Estados Unidos para estudiar música en la universidad de Hartford y posteriormente en la Juilliard School, donde Stefan Wolpele enseña composición.

Temprano en su carrera, Brouwer compuso sus Estudios simples 1-20 para ampliar los requerimientos técnicos de la ejecución en la guitarra. Con estos estudios Brouwer produjo sin duda una obra mayor en el desarrollo de la técnica en la guitarra, haciéndolos no solo técnicamente demandantes sino también altamente musicales.

Las primeras obras de Brouwer representan su contexto cubano y muestran la influencia de la música afrocubana y su estilo rítmico. Un buen ejemplo de este periodo es el Elogio de la Danza. Aunque es para guitarra sola, su segundo movimiento es un tributo a los Ballets Rusos (clara conexión con Stravinsky) siendo además este coreografiado. Le siguieron trabajos como su Sonograma 1 donde se refleja el uso de la incertidumbre, Canticum (1968), cuya primera parte representa el proceso por el cual un insecto adulto emerge del capullo e incidentalmente, incorpora un inusual cambio de afinación en la sexta cuerda a mi Bemol La espiral eterna (1971), Concierto para guitarra no. 1Parábola (1973), y Tarantos (1974). Este periodo incorpora el uso del serialismo, el dodecafonismo y los modos seriales abiertos que en la época se consideraban avante garde y que en parte son inspiración de compositores que escuchaba con predilección como Luigi Nono y Iannis Xenakis.

Su último periodo es prácticamente en su totalidad minimalista, nunca yendo tan lejos como Steve Reich, pero una exploración de este estilo resulta evidente. Brouwer lo describe como el desarrollo de un sistema modular. El Decamerón Negro (1981) probablemente el primero en este estilo la Sonata (1990), Paisaje cubano con campanas (1996) y Hika (1996) en memoria del compositor japonés Tōru Takemitsu es la más reciente.

Así como composiciones originales para guitarra, Brouwer es un ávido arreglista de otros compositores como Elite SyncopationsThe Entertainer de Scott Joplin, o Fool on the Hill deThe Beatles (Lennon/McCartney) entre muchas otras que ha arreglado para guitarra sola.

Entre sus obras encontramos gran cantidad de piezas para guitarra, varios conciertos y más de cuarenta obras musicales para cine. Leo Brouwer tiene una activa participación en la organización del Concurso y Festival Internacional de Guitarra de la Habana.

Es además fundador del Grupo de Experimentación Sonora del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematrográfica ICAIC. En 2009 mereció el Premio Nacional de Cine 2009 por su fecunda vinculación con la cinematografía de la isla, que enriqueció con partituras memorables, y en 2010 se hizo acreedor del Premio Tomás Luis de Victoria. Un Día de Noviembre es una pequeña pieza que compone en 1968 con una clara influencia de la música romántica que caracterizaba a Tárrega. (Fuente: Wikipedia).

Link de descarga y el resto de las grabaciones de Brouwer: http://toukoutou.blogspot.com/

Tracklist:

01. El arroyo que murmura
02. Drume negrita
03. El animador
04. Zapateo cubano
05. Preludio
06. Danza del altiplano
07. The fool on the hill
08. Ojos brujos
09. La muerte del ángel From Yesterday to Penny Lane 20:50 1986 Suite para guitarra y orquesta de cuerdas
10. Eleanor Rigby
11. Yesterday
12. She’s leaving home
13. A ticket to ride
14. Got to get you into my life
15. Here, there and every where
16. Penny Lane