Archive for the ‘ Mali ’ Category

Varios Artistas – Afrocubism (2010)

Los cubanos Eliades Ochoa y el Grupo Patria, y los malienses Kasse Mady Diabaté,Lassana DiabatéToumani DiabatéBassekou KouyateDjelimady Tounkaraconforman el proyecto Afrocubism, un intento de fusión de los sonidos de dos de los más grandes yacimientos musicales (Malí y Cuba), estrenado a nivel mundial el 9 de julio de 2010 en el festival La Mar de Músicas de Cartagena, y producido por Nick Gold (de World Circuit).
La historia de Afrocubism comenzó hace unos catorce años, cuando el productor Nick Gold trató de reunir a musicos malienses y cubanos en un disco conjunto, pero la idea tropezó con trabas administrativas (los africanos nunca llegaron por cuestiones de visados) y aquella iniciativa acabó concretada en el famosísimo Buena Vista Social Club, con Ry Cooder como productor, en el que sólo participaron músicos del Caribe. Así, pues, se puede decir que Buena Vista Social Club, disco de referencia para la world music con sus millones de ejemplares vendidos, fue un accidente. Que el mundo descubriera y se rindiera a veteranos como los ya fallecidos Compay Segundo, Rubén González, Orlando “Cachaito” López e Ibrahim Ferrer, o a Eliades Ochoa y la estupenda Omara Portuondo, fue cosa del azar o del destino.
Al cabo del tiempo, un encuentro inesperado reactivó lo que Nick Gold definía como “un sueño del pasado”. Toumani Diabaté y Eliades Ochoa, que no se conocían, coincidieron en un festival en Holanda en 2008. Uno hablaba francés y el otro castellano, así que sacaron la kora y la guitarra, respectivamente, y se pusieron a tocar en el hall del hotel, generando un corrillo a su alrededor. Aquel sarao ya era Afrocubism. El siguiente encuentro se produjo en Madrid, en los Estudios Sonoland, en donde a Eliades Ochoa y a Toumani Diabaté se unieron el Grupo Patria (que habitualmente acompaña al cubano), además del virtuoso del n´goni Bassekou Kouyaté, el cantante Kasse Mady Diabaté, el artista de balafón Lassana Diabaté y el excepcional guitarrista Djelimady Tounkara.
Un maestro del son y la guaracha con los malienses más ilustres e innovadores de la actualidad: voces, guitarras acústicas, congas, bongós, contrabajo, trompetas y maracas del Caribe con voces, kora (mezcla de arpa laúd), balafón (tipo de xilofóno), n´goni (un ancestro del banjo) o tama (tambor de axila o tambor parlante) de África Occidental. ¿Qué el proyecto puede funcionar? A fin de cuentas, es innegable que la música cubana hunde sus raíces en África, mientras que en Malí hace ya años que algunas y algunos de sus artistas volvieron su mirada hacia esos ritmos que llegaban del Caribe y los readaptaron a sus propias tradiciones e instrumentos. El resultado se verá con el tiempo. (Fuente reseña y link descarga: http://lauvaylaparra.blogspot.com).

Tracklist:

01. Mali Cuba
02. Al vaivén de mi carreta
03. Karamo
04. Djelimady Rumba
05. La Culebra
06. Jarabi
07. Eliades Tumbao 27
08. Dakan
09. Nima Diyala
10. A la luna yo me voy
11. Mariama
12. Para los pinares se va Montoro
13. Benséma
14. Guantanamera

Ali Farka Touré – Niafunké (1999)

“Esta grabación es más verdadera, más auténtica. Fue registrada en el lugar mismo del que surge la músicaque interpretamos: el Mali profundo. La tocamos en medio del paisaje que la inspiró, y que a su vez nos inspiró a mí y a los músicos. Mi música da cuenta de dónde vengo y de nuestro modo de vivir, y está llena de claves nuestras, africanas. En Occidente quizás esta música se tome sólo como un pasatiempo; no creo que haya allí mucha gente que la entienda. Pero confío en que algunos se tomen el trabajo de escucharla y que aprendan de ella.”  Con estas palabras Ali Farka Toure introduce su emblemático disco, grabado en 1999 en Niafunké, la población de Mali bañada por el río Níger en la que el músico pasó la mayor parte de su vida y donde, desde hace pocos días, sus restos mortales están enterrados bajo esa tierra de la que nunca quiso separarse, ni siquiera ante las tentaciones de un futuro más opulento que le ofrecía su fama internacional. (Reseña: Taringa).

Nació en 1939  en la región noroccidental de Tombuctú, en Mali. Era el décimo hijo de su madre, pero fue el único que logró sobrevivir pasada la infancia. Su apodo, “Farka”, significa “asno”, animal admirado por su tenacidad. Étnicamente, Ali Farka Touré estaba vinculado a los antiguos pueblos songhay y fula, del norte de Mali.

Su padre, que servía en el ejército francés, murió en combate durante la Segunda Guerra Mundial. Ali apenas fue a la escuela, y se dedicó desde su infancia al cultivo del campo. Sin embargo, siempre manifestó un gran interés por la música, especialmente por instrumentos tradidicionales malienses como el gurkel (pequeña guitarra), el violín njarka, la flauta peul o el ngoni (laúd de 4 cuerdas).

En 1956 quedó muy impresionado cuando vio actuar al guitarrista malinke Keita Fodeba, lo que le hizo decantarse por la guitarra como instrumento. Tras la independencia de Malí, en 1960, el gobierno comenzó a promover la música tradicional, lo que permitió a Ali formar su primer grupo, La troupe 117, con el que actuó en varios festivales por todo el territorio de Malí. En 1968 viajó por primera vez fuera de Malí para representar a su país en un festival que tuvo lugar en la ciudad de Sofía, en Bulgaria.

Durante los años 70 se instaló en Bamako, donde trabajó como ingeniero para Radio Malí. En esa época tuvo la oportunidad de escuchar mucha música occidental (especialmente cantantes negros estadounidenses como Otis Redding y James Brown, entre otros). Por entonces publicó también su primer disco, Farka (1976), en la compañía francesa Son Afric, y comenzó a dar conciertos por toda África occidental.

En esta época se inició también su interés por el blues, al que encontraba grandes afinidades con la música africana. Fue el primer intérprete de blues africano que logró una popularidad masiva en su continente natal, hasta el punto de que se le llamó “el John Lee Hooker africano”. Musicalmente, su estilo tenía muchas semejanzas con el de R. L. Burnside, con varias superposiciones de guitarras y ritmos. Cantaba habitualmente en lenguas africanas, sobre todo en songhay, fula y tamacheck.

En los años 80 se instaló en la localidad de Niafunké. Comenzó a ser conocido en los países occidentales tras la publicación de su álbum Ali Farka Touré, éxito internacional, que propició varias colaboraciones con músicos occidentales (en 1991 con Taj Mahal en el disco The source; y en 1994 con Ry Cooder en Talking Timbuktu, así como la reedición de material antiguo grabado durante los años 70, como Radio Mali. Por Talking Timbuktu fue galardonado con un premio Grammy. En 1999 publicó Niafunké, un regreso a las raíces de la música tradicional africana.

En 2004 fue nombrado alcalde de Niafunké y con dinero de su propio bolsillo asfaltó las carreteras, construyó varios canales y puso en marcha un generador para proporcionar electricidad al pueblo.

En septiembre de 2005 publicó, en colaboración con el intérprete de kora Toumani Diabaté, el álbum In The Heart Of The Moon, por el que obtuvo su segundo premio Grammy.

El 7 de marzo de 2006, el Ministerio de Cultura de Mali anunció que había fallecido a la edad de 67 años, de cáncer de huesos. Su casa discográfica, World Circuit, afirma que acababa de completar un nuevo álbum en solitario. (Fuente: Wikipedia).

Fuente link descarga: http://laspikedelycmusic.bloguez.com/

Rokia Traoré – Tchamantche (2008)

Rokia Traoré es una cantante y compositora maliense. Nacida en el pueblo de Kolokani en 1974, pertenece a la etnia Bambara, hija de un diplomático, su posición social privilegiada le permite viajar desde su infancia por diversos países como Argelia, Arabia Saudí, Bélgica y Francia.
Traoré comienza su carrera musical en sus años de estudiante en Bruselas, aunque tendrá que regresar a Mali para poder encontrar la música que de verdad quiere hacer. En 1997 conocerá a Ali Farka Touré, el gran “bluesman” maliense, admirado internacionalmente por su música minimalista y desgarradora.
Tanbién en 1997 “Radio France International” la considera la “Revelación africana del año”, lógicamente este premio abre las puertas al éxito internacional de Traoré; a finales de ese mismo año se publica su primer disco “Moneïssa”, y en el año 2000 el segundo, titulado “Wanita”. Ambos trabajos son recibidos con entusiasmo por la crítica especializada. Rokia compone una música que combina instrumentos tradicionales de la música popular maliense como la “kora” (arpa africana) o el “balafón” (xilófono de madera de grandes dimensiones), con estructuras y géneros musicales plenamentente contemporáneos como el jazz el blues o el pop.
“Tchamantché” es el último disco publicado por Rokia Traoré. “Todo empezó con un sonido en el interior del alma de Rokia, la búsqueda de un nuevo estilo que fuera más rock, más blues, pero sin desdibujar la herencia africana”. El sonido que buscaba Traoré estaba entre las cuerdas de la mítica guitarra “Gretsch”, adorada por las bandas de Rockabilly de los años 50 y 60 y que Chet Atkins y George Harrison encumbraron al Olimpo del rock. El sonido de este instrumento acerca la música de Rokia a la de su maestro Ali Farka Touré, y en sus canciones la guitarra se integra con la maravillosa afinación de un instrumento tradicional africano como un “balafón” o un “ngoni”. Esta fusión, junto con su cálida e hipnótica voz es lo que permite a la artista dar esa dimensión universal a su música.
Fuente reseña y link descarga: http://fulcanellinewworld.blogspot.com